Sésamo Negro

ORIGEN: Oriente medio e India

 

Las semillas de sésamo negro aportan mayor cantidad de fibra que las semillas blancas y contienen menor cantidad de aceite, los que las hace más agradables al paladar.  Contienen alto porcentaje de hierro y calcio y son ricas en ácidos insaturados, lo que ayuda a regular el colesterol en la sangre.  El sésamo negro, debido a su color, contiene altas dosis de hierro, mineral necesario para las personas con anemia, también los períodos de embarazo y lactancia.  Las semillas de sésamo colaboran en la recuperación del color del cabello en personas canosas. Por su riqueza en calcio, son muy recomendables para la intolerancia de la lactosa, además de ayudar a fortificar la masa ósea y a prevenir la osteoporosis.  Favorecen la oxigenación del cerebro, al fluidificar la sangre, previniendo la arterosclerosis. Ayudan a la función intestinal.   

Para optimizar su valor proteico, se recomienda combinarlas con cereales u otras legumbres (soja, por ejemplo) ricas en aminoácidos esenciales.

Pueden emplearse como condimento y ser espolvoreadas sobre ensaladas de verduras y frutas. Pueden añadirse al pan o a las galletas.

Lo más conveniente es consumir las semillas de sésamo crudas y molidas o levemente tostadas. Exponerlas a temperaturas muy altas puede alterar la calidad de las grasas.  Al molerlas se mejora su absorción y asimilación.

Se aconseja consumir dos cucharadas de sésamo por día.

ALÉRGENOS:  granos de sésamo.

Sésamo Negro

    © 2017 by Verdegranel proudly created with Wix.com