Sésamo Natural

Origen: Oriente Medio y la India

 

Las semillas de sésamo blanco  contienen grandes dosis de proteína, grasas poliinsaturadas y calcio, entre otros nutrientes. Esto las convierte en un excelente condimento que podemos añadir a todo tipo de platos de manera regular.

Las semillas de sésamo provienen de una planta originaria de África e India, aunque en la actualidad se cultivan diferentes variedades alrededor de todo el mundo, sobre todo en América Latina. Además, se trata de un alimento muy versátil, pues se puede consumir tanto la semilla y su aceite, como una gran variedad de productos que podemos elaborar en casa fácilmente a partir de este minúsculo manjar.

Las semillas de sésamo son ricas en minerales como el Calcio, en fibra, en Vitaminas del complejo B, proteínas y grasas poliinsaturadas. Son eficaces para disminuir el colesterol, retardar el envejecimiento, mantener el tono muscular, mejorar la circulación sanguínea, la osteoporosis, las enfermedades nerviosas y las alergias.

Las semillas de sésamo, así como la soja, son las mayores fuentes de lecitina conocidas, un ácido graso insaturado que facilita la disolución de las grasas en medios acuosos, previniendo el agotamiento nervioso, el agotamiento cerebral, y manteniendo disuelto el colesterol en la sangre evitando que se deposite en las paredes de las arterias. Como importante fuente de proteínas, poseen 15 aminoácidos, de los cuales 8 son esenciales.

Son ideales para embarazadas y mujeres que hayan llegado a la menopausia, gracias a su contenido en calcio. Es un potente afrodisíaco. Útil contra el colesterol alto a la hora de rebajar el colesteriol, debido a su aporte en lecitina.

Sésamo Natural